//
you're reading...
Gobierno Corporativo

Evaluando a la Junta Directiva

Evaluar a una Junta Directiva es una tarea complicada. Cada vez que este tema se pone sobre la mesa, aunque todos estén 100% comprometidos con la implementación de normas de buen Gobierno Corporativo, la comunicación deja de fluir. En el post Gobierno Corporativo en Asociaciones Civiles les dije que dedicaría una entrada exclusiva para el tema de la evaluación, pues comenzamos con este.

Soy de la opinión que la actividad de la Junta Directiva debe ser evaluada al menos una vez al año por varias razones:

  1. Los Directores tienen compromisos asumidos ante la Asamblea de Accionistas y por lo tanto se requiere de algún instrumento que permita saber si están cumpliendo con lo encomendado.
  2. La Junta Directiva tiene, si se quiere, la tarea más importante de la organización, implementar la estrategia y hacer seguimiento y control de la misma. Una función tan importante requiere también instancias de control.
  3. La última pero no menos importantes, cómo se puede exigir cumplimiento de las metas al resto de la organización si no hay manera de saber si han sido cumplidas, las asignadas a la Junta.

En otras palabras, aunque los miembros de una Junta Directiva son personal del más alto nivel y que cuentan con la mayor confianza de los accionistas, tienen, al igual que cualquier otro colaborador, responsabilidades de las que deben rendir cuenta.

En este punto debo hacer una aclaratoria. Cuando hablo de la Junta Directiva, agrupo allí a todos los directores y al presidente ejecutivo de la empresa u organización. Hecha la aclaratoria vamos con algunos datos interesantes.

En el año 2005 una encuesta realizada en los Estados Unidos señaló que el 72% de los miembros de las Juntas Directivas entrevistados opinaban que su gestión debía ser evaluada. Para ese año solo el 21% de las empresas públicas en los Estados Unidos había implementado alguna forma de evaluación de sus Juntas Directivas. A partir de ese estudio muchas empresas se volcaron a generar instrumentos para la evaluación de la gestión de sus Juntas Directivas. La Escuela de Negocios de Harvard recomienda como las herramientas más precisas de evaluación para Juntas Directivas y Presidentes Ejecutivos, el Balance Scorecard o el instrumento desarrollado por la Asociación Nacional de Directores Corporativos de los Estados Unidos (NACD). Ambas metodologías han sido diseñadas pensando en empresas de capital abierto. Son instrumentos destinados a proteger a los accionistas y gerenciar los riesgos de la actividad empresarial. Estos instrumentos también pueden utilizarse en empresas de capital cerrado, algunas han hecho ciertas modificaciones y han comenzado a utilizarlos.

¿Evaluando qué?

No importa que instrumento se decida utilizar en la empresa u asociación civil, incluso se puede diseñar un instrumento propio para evaluar la gestión (si quieres ver un modelo sencillo aplicable a cualquier tipo de empresa u organización regístrate en el Blog y déjame un comentario solicitándolo), lo importante es que el propósito de la evaluación es mejorar las prácticas de la Junta Directiva, a través de la obtención de información valiosa que permita tomar decisiones.

En este sentido, lo ideal es evaluar a la Junta en su conjunto, a los individuos que la conforman, a los Comités y al Presidente Ejecutivo. Cada una de estas evaluaciones tiene dimensiones distintas. Pero vamos a comenzar con la evaluación general de la Junta. Esta evaluación está dividida en 3 ámbitos:

  1. Efectividad de su gestión: se refiere a cuán eficiente y efectiva ha sido la Junta en materia de reuniones y en el seguimiento de sus decisiones.
  2. La Junta Directiva como equipo: evaluación de la comunicación interna de la junta y vinculación con la alta gerencia.
  3. Desempeño de la Junta Directiva como órgano: cumplimiento de las metas fijadas a principio del ejercicio.

Aquí hay varios condicionantes que permiten que este proceso se ponga en marcha, en principio se requiere que la Junta Directiva crea que un proceso de este tipo agrega valor, y luego un líder que lo promueva. Y aquí viene la gran pregunta.

¿Quién promueve la evaluación?

Esta es una pregunta que aprieta en el estómago de más de un Director de Junta. En mi opinión, el principal patrocinador de un proceso como éste debe ser el Presidente de la Junta Directiva. Quién mejor que la persona que tiene bajo su responsabilidad gerenciar el manejo de la Junta.

Conozco un caso en el que la Presidenta Ejecutiva le llevó el planteamiento a la Junta, invitándolos a que la evaluaran, y que se evaluaran ellos como equipo de trabajo a quién ella reportaba. En éste caso ella fue la que encendió la idea, pero al final fue el director que coordinaba el Comité de Auditoría quien ejecutó la acción.

Una proceso de este tipo requiere ser manejado al más alto nivel, para garantizar la confidencialidad del mismo. Por eso es recomendable que la sistematización de la información recogida en la evaluación sea realizada por una consultora externa que guarde la imparcialidad y que pueda presentar los resultados de manera clara y analítica.

Cuando la emoción nos paraliza

Al parecer todos los seres humanos tenemos un inmenso temor a ser evaluados, de ello no se escapan ni siquiera aquellos que han alcanzado las más altas posiciones en una empresa. Y si lo pones en una perspectiva humana, hay algo de justificación. No es fácil sentirse juzgado frente a los pares y menos cuando uno ha alcanzado altos niveles de reconocimiento que lo han llevado a ser miembro de una Junta Directiva.

El poder gerenciar las expectativas y emociones que se generan en un proceso de evaluación va ser clave para que la aplicación de un instrumento cumpla con los objetivos que se han planteado.

Quiero cerrar con un video de la Asociación Nacional de Directores Corporativos de Estados Unidos (NACD por sus siglas en inglés) donde abordar el tema emocional y recomiendan ir paso a paso a la hora de implementar la evaluación de la Junta. Primero iniciar con la evaluación del equipo para luego evolucionar hacia los individuos.

Déjame saber tu opinión a través de un comentario en este blog o a través del Twitter @medinadiana30 o @solealat. Recuerda que si quieres obtener un modelo sencillo de instrumento de evaluación puedes suscribirte al Blog y enviarme tu correo solicitando el modelo.

 

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Comunicación y Gobierno Corporativo: 4 razones clave | Soleá - octubre 6, 2014

  2. Pingback: Evitando los conflictos en la dirección de la empresa | Soleá - octubre 29, 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: