//
you're reading...
Competitividad, Responsabilidad Social Corporativa, Sostenibilidad, Transparencia

Valores como guía del negocio

“La cultura no es un aspecto del juego, es el juego” Lou Gerstner, ex CEO de IBM 

Medias verdadesUnos días atrás tuve la oportunidad de asistir a una conferencia que ofreció Dominique Dussar, un especialista en temas de ética en los negocios, cambio cultural y manejo de crisis. Me voy a permitir resumir algunos de los temas que él abordó porque su presentación revela el cambio de visión que está viviendo el mundo empresarial a nivel mundial, que aunque lento, ya comienza a producir resultados alentadores en materia de la ética de los negocios. Claro hay casos como el reciente escándalo del HSBC (del que hablaré en un próximo artículo) que me hacen dudar de estos cambios, creo que por eso me pareció tan refrescante la conferencia de Dussar.

Dussar nos comentaba a los asistentes a la conferencia, que durante sus años como consultor, vio fracasar innumerables programas de cumplimiento y ética empresarial que se iniciaban como un proyecto especial, alejado del propio quehacer de la empresa y desvinculados por completo de la cultura de la misma. Surgían departamentos de “Ética” o “Cumplimiento” como gerencias aisladas, con el único objetivo de adecuarse y no de convertirse en ejes de la transformación del negocio.

Para Dussar, la cultura corporativa debe ser el principal foco de los programas de “Cumplimiento”, buscando integrar los valores de la empresa en la toma de decisiones de los empleados. Una cultura ética se traduce en un menor riesgo de faltas éticas en general.

Pero a qué se refiere con “Cultura corporativa”. Dussar señala que no es más que el conjunto de referencias compartidas (conscientemente o no) en la organización, construidas en el transcurso de su historia en respuesta a problemas que ha enfrentado. La cultura de una empresa esta definida por su forma tradicional de pensar, interactuar y alcanzar metas.

Sin embargo, hoy las empresas se enfrentan a un mundo complejo signado por el crecimiento de las expectativas regulatorias, que se mueven mas rápido que la capacidad de las compañías a adaptarse a ellas. Eso por una parte, y por la otra, la relevancia que han adquirido los activos intangibles como la reputación o la responsabilidad social empresarial (RSE) – de acuerdo a un estudio de IBE/IPSOS MORI el 74% de los consumidores le da importancia a la responsabilidad social corporativa de la empresa al momento de hacer su decisión de compra – .

Screen Shot 2014-10-24 at 7.36.46 AM

“El desafío para las empresas es hacer lo correcto en forma sostenida. Los Programas de Cumplimiento son una respuesta necesaria. Un Programa de Cumplimiento busca identificar, coordinar, gestionar y monitorear los riesgos internos y externos asociados al contexto regulatorio y de autoregulación. Se construye sobre bases existentes y debe ser manejado por una estructura dedicada que cuenta con el apoyo de todos los niveles de liderazgo. Mejora la coordinación, comunicación y comprensión de las expectativas en términos de comportamiento como empleado y líder. Apunta a inspirar un compromiso permanente hacia el buen comportamiento entregando a los empleados reglas, políticas, guías, pero igualmente importante, preparándolos y empoderándolos para tomar decisiones basadas en valores. Un programa efectivo logra cambiar el paradigma de cumplimiento desde detectar/corregir a anticipar/prevenir”.

Sin embargo, los Programas de Cumplimiento tradicionales son una respuesta necesaria pero limitada. El cambio en el comportamiento no se da por arte de magia y por lo general estos programas han traído efectos colaterales de tener demasiadas reglas, procedimientos y capacitación, lo que causa fatiga y desconexión con la realidad organizacional y del negocio. Por eso se hace necesario una aproximación que equilibre los aspectos técnicos con los culturales de la organización y transformen el “cumplimiento” en parte del ADN de la empresa.

Un programa de cumplimiento efectivo, según Dussar debe ser capaz de tener impactos (basado en los últimos datos de 2014 basados en la retroalimentación de mas de 200 empresas alrededor del mundo):

  • Como facilitador del negocio(ejem. Guía, permite mejorar toma de decisiones);
  • Como consciencia corporativa(ejem. Promueve una cultura ética y comportamientos basados en valores);
  • En el reconocimiento de actos de liderazgo ético
  • En la frecuencia con que los empleados aplican el Código de Ética de la empresa;
  • En la percepción del efecto de la capacitación en ética y cumplimiento en el comportamiento de los empleados y la toma de decisiones.

Los valores determinan las decisiones, y por ende las acciones, comportamientos y actitudes. Al final, todo se trata de las personas y su comportamiento. El objetivo a buscar es poner en el centro el “Cumplimiento” como la forma mas productiva de trabajar, porque crea valor sostenido tanto para la empresa como para uno mismo. Para esto hay que entender los componentes de la cultura organizacional y los valores, revisar la relevancia de dichos valores con todos los públicos de interés y confirmar la alineación de los valores con la misión, gobierno y liderazgo, para entonces abordar potenciales brechas.

Sin embargo, en un enfoque como este hay que entender que no sólo la cultura organizacional es influyente, sino que al hablar de cultura estamos abarcando ámbitos más amplios, donde la sociedad, en la que está inmersa la empresa también es un factor determinante para la implementación de políticas de cumplimiento. Una de las políticas efectivas en cualquier programa de cumplimiento, es la denuncia, sin embargo, en culturas como las latinoamericanas, estas prácticas son complejas, por lo permisivos que somos culturalmente, por un lado, y por el otro por la absoluta falta de confianza en el sistema, que es una constante en muchos de nuestras sociedades.

Políticas efectivas para fomentar la denuncia inspiran confianza, previenen riesgos y mitigan el impacto de cualquier falta ética. Para obtener resultados sostenidos de las políticas se requiere del apoyo proactivo de todos los niveles de la organización, se necesitan procedimientos claros para que los colaboradores puedan buscar ayuda y levantar temas complejos. Los ejecutivos deben comprometerse con estas políticas y facilitar los recursos necesarios para que puedan ser implementadas asegurando los controles que salvaguarden los intereses de la empresa y de los colaboradores denunciantes.

Las empresas que buscan trascender del mero cumplimiento y transformar sus negocios para garantizar las operaciones éticas a todo lo largo de la cadena de valor, tienen una meta compleja que se logra a largo plazo, pero que según los expertos garantiza la sostenibilidad de la compañía y los beneficios de los accionistas.

¿Tu empresa cuenta con programas de cumplimiento? ¿Cómo les ha ido?

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: